GRADACIÓN DEL PARENTESCO

El libro III del vigente Código Civil español regula en su Título III, Capítulo III, Sección Segunda (artículos 915 a 918), el tema del parentesco.

Según el Código Civil, la proximidad del parentesco se determina por el número de generaciones, formando cada generación un grado.

La serie de grados forma la línea, que puede ser directa o colateral. Se llama directa la constituida por la serie de grados entre personas que descienden una de otra y colateral la constituida por la serie de grados entre personas que no descienden unas de otras, pero que proceden de un tronco común.

A estos efectos se distingue la línea recta en descendente y ascendente. La primera une al cabeza de familia con los que descienden de él. La segunda liga a una persona con aquellos de quienes desciende.

En las líneas se cuentan tantos grados como generaciones o como personas, descontando la del progenitor.  En la recta se sube únicamente hasta el tronco. Así, el hijo dista del padre un grado, dos del abuelo y tres del bisabuelo.  En la colateral se sube hasta el tronco común y después se baja hasta la persona con quien se hace la computación.  Por esto, el hermano dista dos grados del hermano, tres del tío, hermano de su padre o madre, cuatro del primo hermano, y así en adelante.

A continuación, para aclarar este aspecto, se indica qué personas componen los grados hasta el cuarto grado de consanguinidad y/o afinidad de los familiares tomando como línea de partida el titular o su cónyuge: